El olor de los libros.

 

Me gusta escribir pero también me gusta perderme en viejas librerías. Hay una un tanto cochambrosa en un viejo barrio del centro de Madrid. Es una librería de segunda mano, donde además de libros en español, pueden encontrarse algunos en inglés, francés e incluso en italiano. Perderse entre sus estantes es un poco como pasearse por los cementerios de libros de los que tanto habló Borges. El olor de los libros, el olor a tinta, a papel viejo…a imprenta! Y ya que lo menciono, sí, así debe ser el olor a dios… ¿Sabéis?: tengo esa fijación, que ralla casi con lo obsesivo: soy feliz entre libros, en librerías, antiguas o modernas, grandes cadenas o modestas de barrio. Sí, ¡bienvenida al club de los librópatas!

 

Cuando estuve en Nápoles llevaba una lista de todos aquellos libros que quería conseguir. Nápoles no es como otras ciudades italianas, como por ejemplo Bolonia o Roma, donde hay una librería en cada esquina; aquí, las que más abundan son las de segunda mano y las de libros escolares y especializados. Me costó unos cuantos vaivenes por las callejuelas napolitanas encontrar una Feltrinelli decente. Pero una vez encontrada… ay!, ese olor a dios, más que reparadora recompensa a tan cansada búsqueda. Porque el olor de las librerías, del papel recién impreso, el olor a libro, viejo, nuevo, es una bendición. Me traje la maleta llena de libros casi hasta reventar, dudando si a su precio debería unir el del exceso de equipaje; ya se sabe que las cosas buenas pesan y vaya si pesan los libros! Niccolo Ammaniti, Andrea de Carlo, Fabio Volo, Stefano Benni. Lo importante de un libro es que te haga espectador de otras vidas y si además, aprendes con esas vidas de los otros, el invento de Gutemberg es tan redondo como el de la misma rueda. ¿No os habéis dado cuenta de que al final no somos sino voyeurs de vidas ajenas? Constantemente, a todas horas del día, con los libros, con las peliculas, fotografías… Sólo caminar por la calle es ya un ejercicio de ´observador` de lo ajeno. Ahí, en las aceras de las ciudades, dónde más públicamente nos exponemos y sin embargo, dónde más desconocidos nos sentimos.

 

 

4_2_09_karl_lagerfeld_thumb[2][1]

 

 

No hace mucho leí un libro que me gustó muchísimo. Se titula “Ad occhi chiusi” y el autor es Carofiglio. La pena es que dudo que esté traducido al español. Trata de un peculiar abogado, Guido Guerrieri. Esta es la segunda novela que leo de la serie. Me encanta este hombre, torpón con las mujeres, al que le encantan, cómo no!, las librerías y, aunque se tiene por hombre mediocre y algo cobarde, Guerrieri es una persona inteligente, amable, irónica y reflexiva. Es lo que llaman en Italia “un imbranato”. Ya os digo, ama los libros (desde los de Cavafis hasta los de Durrell) y sobretodo, admira a la gente que los lee. Pese a su torpeza me resulta terriblemente atractivo. Tanto, que si existiese en la vida real un tipo así me convertiría en su fiel admiradora casi al instante y, de tener que hacerlo, hasta me atrevería a presidir su imaginario club de fans. En esta novela frecuenta una librería fantástica en Bari que se llama Magazzini d’ Oltremare la cual está abierta incluso por la noche y siempre hay gente. Es una especie de nave industrial reestructurada donde se puede comer, beber, comprar un libro o, simplemente, leer el periódico. Ya os veo, diréis: …pero si eso ya existe! ¡Nooo!, la librería de la historia, cuenta además con una pequeña sala de cine donde desde la media noche hasta el alba proyectan películas antiguas una detrás de otra, sin parar…¡qué buena idea! Además, durante la proyección, no está prohibido hablar ni levantarse…¡la sala está siempre viva! Y a veces, entre una película y otra, alguien sirve spaghetti y vino y cuando se acerca el alba, café con croissant. ¿No os apetecería dar con un lugar tan maravilloso? Sí, seguro: si habéis leído hasta aquí, es que a vosotros también os encanta el olor de los libros.

__________________________________________________________________________________________
Foto: Librería privada de Karl Lagerfeld.

Anuncios


Categorías:Libros, Pensamientos, Uncategorized, Viajes

Etiquetas:, , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: