Patadas al viento.

(…escuchad Bella Notte mientras leéis mis deshilachadas palabras….a ver qué os parece :_)

 

Tu voz se estrelló contra mi silencio cuando me contaste aquella historia tuya, tan íntima. Esa historia de tu pasado que tanto te inquietaba: extraña confusión de días y noches, sin espacio para los porqués, ni siquiera los míos, ni siquiera los tuyos; solo el vacío, la nada. Solo tú y yo, historias de fracasos envueltas en el alcohol de una noche cualquiera. Una noche más.

 

Sé que debería haber dicho algo, debería haber trazado con mi dedo un círculo invisible en tus labios, restarte importancia, tratar de entenderlo. Y me quedé callada: fijándome en los dibujos rotos de la pared y en el tic-tac de aquella gotera. Sé que debí perderme en tu mirada, coger tu mano y comenzar a andar y no parar jamás… rodearnos de gente desconocida y nunca estar más solos. Pero no, allí estábamos, delante de ese gin tonic tratando de zafarnos de aquellos viejos fantasmas, futuros pasados, mirándome sin verme y yo sin saber qué decir…ese sucio suelo y ese maldito tic-tac de la gotera.

 

Desaparecer envuelta en el sonido de las agujas del reloj y ahogada en tu ginebra: eso me hubiera gustado entonces… Tic desaparece. Tac desaparece, tic… hubiera deseado esconderme en la oscuridad, esa oscuridad puñetera que nos iba engullendo poco a poco…. y Tic desaparece…tic tac… porque ni tú eras tú, ni yo ya yo, sólo un sueño ahogado, pegado a un corazón pintado en la pared: sin flechas no éramos nada, nada…Nada.

 

[Siempre he deseado en casos así, ser como una de las protagonistas de Tarantino, con sus fusiles de asalto lista para entrar al ataque con una llave de kárate. Una llave al aire, una patada al viento y resolver la situación…no como soy… una especie de Madame Bovary venida a menos, siempre lamentándome de mi vida gris incapaz de actuar; si al menos fuera capaz de ser una de esas heroínas de Houellebecq, soltando filosofía contemporánea mientras hacen juegos malabares, te hacen una paja como profesionales o se fuman un cigarrillo…. pero no…

 

… ni siquiera fumo.]

 

Dicen que eso es lo que nos hace diferentes: las palabras, sobre todo las que no se dicen. Por eso no dije nada y te lo dije todo con mi silencio. Te propuse contar las estrellas una a una en ese cielo nuestro, que nos perdiéramos en una carretera secundaria, escribir una historia a cuatro manos sin faltas de ortografía. Y ahí fuiste tú quien calló. Quizá pida mucho, lo sé. No me basta con ser una cajita de cerillas donde guardar miradas furtivas y alguna que otra lágrima:

 

…quiero ser un tren a toda velocidad, desbocado…al viento aunque descarrile: todo, no quiero ser nada, quiero volar, quiero ser otra, quiero, quiero…

 

Quiero dejar de oír esa maldita gotera y ese maldito “tic tac tic tac…”

 

Y…

Anuncios


Categorías:Momentos, Pensamientos, Recuerdos, Uncategorized

Etiquetas:, ,

11 respuestas

  1. Hice caso a tus palabras, pulse el play del reproductor y comencé a leer. Las deshilachadas palabras se iban convirtiendo bonitos tapices de palabras al tiempo que avanzaba, mecido por el ritmo de bella notte, cada palabra era una nota de la melodía, todas juntas, una bella composición…

    He de confesar que me gusta mucho Ludovico Einaudi, y con tus palabras, le has dado un toque muy especial y que me ha encantado.

    Saludos, y gracias por compartir cosas tan bonitas 🙂

  2. Te he hecho caso y… quiero más deshilachadas palabras…

  3. “…Dicen que eso es lo que nos hace diferentes: las palabras, sobre todo las que no se dicen. Por eso no dije nada y te lo dije todo con mi silencio…” Me encantó tanto como la melodía.
    Besote y fuerte abrazo.

  4. Dos veces lo leí, y la segunda multiplicó a la primera en sensaciones en perderme dentro de tus letras..me ha gustado es….poco…
    Entré desde el blog de Recacha y..volveré a leerte no lo dudes…
    Un saludo y un beso..

    • Comentarios tan bonitos como el tuyo, me animan a continuar dando lo mejor de mi.
      Me alegra además que fuera Recacha quien te trajera a mi blog, desde ahora, también tu casa. Puedes venir cuando quieras, siempre serás bien recibida.
      Un beso grande.

  5. Querido Benjamín… estoy emocionada…. Esta misma mañana le comentaba a un amigo que cosas como éstas son las que me hacen sonreír cuando me faltan los motivos. No te lo creerás pero yo también llevo una racha de vacío, incapaz de escribir una sola línea. Intentando escribir a toda costa, forzando mi escritura para después al releerlo darme cuenta que nada de cuanto había escrito merecía la pena. Esta crisis, se ha juntado con otras crisis… Tengo la desgracia de vivir en un tiovivo emocional y esta mañana leerte ha sido la mejor medicina. Me alegro de tenerte ahí…
    Ah! Me alegro que las musas volvieran… la prueba está en tus líneas!

    Un beso enorme.

Trackbacks

  1. La salida del bloqueo creativo | la recacha

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: