Uncategorized

Un buen cerrojo

  Todos tenemos nuestras manías, nadie se salva. Tampoco quien les escribe. Si hasta los perros las tienen, ¿por qué no iba a tenerlas yo? Eso sí, podéis estar tranquilos, entre mis manías no están el morder zapatos, ni calcetines…. Leer más ›

Rojo rabioso

LO FÁCIL HUBIERA sido no hacerlo, continuar la farsa, olvidar esta culpabilidad mía, pero no puedo. Su cara de asombro continúa grabada en mi cabeza. Lo veo rodeado de gente, invitados venidos de lejos, familiares a quienes apenas recuerdo de… Leer más ›